viernes, 27 de abril de 2012

El Coaching y la respiración consciente

La respiración consciente, impregna vitalidad y conciencia a nuestra experiencia
Coaching en Sabadell,
Gestalt en Sabadell,
PNL en Sabadell,
Focusing,
Análisis Transaccional.

Generar Nuevas Realidades, un programa de empoderamiento personal (empowerment),  para superar los retos del actual momento social.Sigue este enlace para más información. 
 
El coaching transformacional,  atiende por igual a los tres dominios básicos de la experiencia vital, la corporalidad, la emocionalidad y lo lingüístico. Uno de los aspectos básicos de la corporalidad es la respiración.

El uso consciente de la respiración favorece el cambio de los estados emocionales perturbadores y dinamiza la propia vitalidad. Cada estado emocional tiene un correspondiente modo de respirar, no respiras igual cuando estás excitado que cuando estás enfadado o cuando estás alegre o triste. Tanto la respiración como el estado emocional se influyen mutuamente, de tal forma que cambiando tu respiración, puedes influenciar en tu estado emocional.

Si eres aficionad@ al fútbol habrás oído hablar del concepto “falta táctica”, se trata de un tipo de falta, no grave,  que se utiliza, generalmente a menudo con el fin de interrumpir el juego fluido del rival y, a su vez, reorganizar el propio equipo.

Mejorar la vista de forma natural, sin gafas. ¡Sigue este enlace!
 He utilizado esta metáfora pues el uso de la respiración, puede servir a modo de “falta táctica” sobre los estados emocionales, más o menos tormentosos que se adivinan, bien sea por circunstancias externas o por estados internos subjetivos cambiantes. También a modo preventivo como un modo de interrumpir temporalmente la incesante corriente de pensamientos (repetitivos y poco constructivos casi siempre) que pueblan nuestro psiquismo, y evitar así el agotamiento nervioso.

En occidente nos hemos  acostumbrado a la respiración torácica o alta en perjuicio de la diafragmática, restringiendo con ello el movimiento del diafragma, reprimiendo las emociones de la zona pélvica y generando tensión crónica en nuestro cuerpo al no permitirle su libre manifestación.

En un primer momento es suficiente con hacerse consciente de la respiración de vez en cuando, lo más frecuentemente posible, apartando así la corriente de pensamiento y centrándola en la percepción directa y atenta del acto de respirar. Percibir el aire cómo entra y sale, el contacto con las fosas nasales, su ritmo, las eventuales interrupciones, bien sea con los pulmones llenos o vacíos, con especial atención en este segundo supuesto.

Practícalo en cualquier momento perdido que tengas o momento que decidas invertir en ello; bien sea en la parada de autobús, mientras te duchas, como un leve descanso o interrupción en el trabajo (con dos o tres ya es suficiente, si no puedes más…).Cualquier momento es bueno para estos pequeños descansos.

Acostúmbrate también a hacerlo (y especialmente)  en momentos de inquietud, estrés, ansiedad, tristeza... ser consciente de tu respiración te obliga a estar centrado, aquí ahora y en tu cuerpo, es decir que el diálogo interno limitante que amplifica la emocionalidad se detiene; no puedes respirar con plena consciencia y pensar a la vez.  Puedes detener el flujo de pensamientos recurrentes mediante la respiración consciente

Se trata de presenciar simplemente algo que ya la naturaleza innata del cuerpo provoca, ese aliento de vida con el que nacimos y que nos sigue acompañando y cuya sola contemplación es suficiente para detener el flujo de pensamientos recurrentes que nos invaden, centrándonos en el presente y preservando, de este modo, nuestra energía. Con la práctica verás que la toma de conciencia de la respiración te ayudará a estar plenamente consciente de tu presente, sin necesidad de pensar, algo que se nos antoja extraño a primera vista.

En un segundo momento y, casi como una consecuencia del primer paso, y sin dejar de practicarlo,  puedes mejorar la calidad de tu respiración llevándola a una mayor lentitud y profundidad, sin forzar. Esta toma de conciencia y profundización en la respiración puede ayudarte a relajar las contracciones (por definición corporales pero casi siempre manifestación de bloqueos emocionales), expandirte más y aumentar tu consciencia y plenitud de vivir a través de una conexión más directa con tu ser.

Estas sencillas sugerencias son de gran utilidad, por supuesto si quieres ampliar con las muchas y variadas técnicas que existen perfecto, pero no olvides (por mi práctica profesional sé que por desgracia es así) que más vale prácticas sencillas pero llevadas al día a día, que conocer ejercicios sofisticadísimos que se practican de vez en cuando.

Por orta parte, la respiración consciente puede ser una excelente introducción a ejercicios de relajación. A tal efecto puedes encontrar un ejemplo de práctica de relajación en el siguiente enlace:

www.josepguasch.com

Te invito a participar en mi blog ampliando ideas, aportando sugerencias,  comentarios adicionales o compartiendo tus dudas,  en el apartado al pie del blog. 

Estrés y ansiedad; cómo superarlos con éxito. ¡¡Sigue este enlace!!
Artículo anterior: Velocidad e inflexión de la voz
Entrada anterior sobre coaching: "La Actitud mental positiva, lo que creo y lo que no"

Si estás interesad@ en un programa personalizado de coaching y/o psicoterapia, puedes ponerte en contacto conmigo a través de:

jspguasch@gmail.com; Web: www.josepguasch.com: telf. 615.56.45.37

Si quieres recibir periódicamente mi blog, puedes suscribirte al mismo en el apartado “Suscribe” en el desplegable del lateral derecho en la parte superior. 

También puedes solicitar mi boletín informativo gratuito que te remitiré periódicamente con artículos e información interesante  y práctica,  así como sobre próximas convocatorias, actividades y cursos:

Petición de boletín informativo            

Si conoces a alguien que pudiera estar interesado, ¡comparte esta información!.

www.josepguasch.com

Mi blog: Josep Guasch, coaching y psicoterapia